Skip to content

Stubborn Love

20 mayo, 2013

Para una persona media, es realmente dificil poder explicar todo lo que corre por su mente en cuaquier momento.

A decir verdad, muchas veces hasta intentamos huir de cualquier cosa que signifique dar una opinión. Y no hay nada que explique este comportamiento humano.

Justo hace unos tres días me sentía acabado, y unos cuantos días antes me sentía muerto. Por alguna extraña razón, la voluntad de un ser controlalo-todo que disfruta viendome sufrir o alguna paradoja espacio temporal en la que me haya tocado estar en el universo en el que sobrevivo, aquel día todo iva bien. Pero el problema de darle todo a alguien como yo, una persona fría como la luz del día, despiadada como el sol del desierto, impenetrable como la roca más dura… es que soy un cristal de hielo… y el calor me derrite. Y por favor, no dudéis de esto, porque os aseguro que en toda mi vida no he sentido tanto miedo por perder a alguien. Es más recuerdo que una vez tuve a alguien, pero no temí perderle.

Ahora mismo me siento acosado por una suerte de amor prohibido. ¿Porqué? Yo soy la encarnación de la fríaldad. No es que me guste serlo, pero me sale natural. Incluso parece gracioso, pero es así. De todas formas sigo dandome cuenta de que por mucho que lo diga o lo repita, cada vez estoy más cerca de dejar de serlo.

“Hay un mundo ahí afuera”, y al mismo tiempo, “No hay nada ahí fuera que llame mi atención”. Así podría resumir todo lo que he dicho en mi vida. Pero hoy sé que estaría mintiendo. Y también se que si alguien me llamase mentiroso, no tedría piedad con él, porque tampoco deja de ser verdad. Si estás leyendo esto, quiero que sepas lo siquiente. Hay un mundo ahí fuera, no eres más de lo que pueda haber ahí, no puedes sorprenderme porque se lo que eres, como eres, incluso se como te comportas, las cosas que haras, tus pasos a tomar y como responderas. No eres un misterio para mí. Pero si hay un ser que lo sabe todo, dará testimonio de que cada vez te vas a marchar tengo miedo de no volver a verte, me siento frío y se endurece mi corazón. En durezco mi corazón para soportar el golpe, y cada vez duele más. Si hay un registro en el universo del cada resultado del azar, podrás encontrar que cuando te vas entristezco y no hay nada que me anime en un buen tiempo. Y si no hay nada aquí en este mundo, nunca sabrás que quiero tenerte a mi lado, hacerte reir,  y ser feliz. Y nunca dejarte a un lado, nunca verme obligado a apartarte de mi vista. Porque lo eres todo para mí.

Anuncios

From → Sin categoría

Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s